martes, 17 de febrero de 2015

La "Dj" gorda


Si hay algo en la vida que me gusta es la música. Lo he compartido con ustedes muchas veces y hasta el cansancio. Lo que tal vez no les había contado es que desde hace algún tiempo, he sido invitada a poner música en un bar de Bogotá. No soy Dj, ni pretendo serlo, pero ese amor que tengo hacia la música lo notaron los dueños del Asilo y me invitaron.

Debo decir que han sido noches maravillosas, cada una diferente de la otra. Recuerdo la primera fiesta. Llovía. Llegué muy nerviosa al lugar que aún estaba vació. Con palabras de ánimo mis conocidos me alentaron a que tuviera seguridad para que todo saliera bien. Así transcurrió la primera fiesta en la que me di cuenta que eso de ser Dj no es trabajo fácil que hay gente muy preparada que ha dedicado su vida a estudiar y practicar. Sin embargo y a pesar de la reflexión, fui muy feliz.




La invitación llegó de nuevo y con ella menos nervios y más expectativa, me preparé como de costumbre para brindar un momento “decente” a los asistentes. Todo bien, hasta que una canción de mi banda favorita se dañó, el lugar quedó en silencio y los "chiflidos" no se hicieron esperar. Afortunadamente logré remediarlo rápidamente y la fiesta siguió su curso. 

En otra de estas oportunidades, se fue la luz; tuve que empezar la fiesta más de 4 veces ante los ojos acosadores de los asistentes. Pero he salido bien librada a pesar de las circunstancias y el exigente público. 

Lo mejor de estas fiestas es que me siento muy cómoda, puedo ser libre, sin ataduras, sin prejuicios. Antes dudaba en hacerlo en parte por “el qué dirán”, “la gorda que se cree Dj”, etc. No quería decirlo, pero sí, me siento como “pez en el agua” cuando estoy allá en la tarima completamente invadida por la música, como si se tratara de algún culto religioso, en el que a través del baile, nos sumergimos en la sonoridad. 

Otra de las cosas más positivas de esta experiencia es ver la respuesta de la gente, cuando conectamos. Unos saltan, otros bailan y otros aunque no hacen nada, se dejan llevar por los sonidos y la noche. He recibido varios comentarios positivos que me alegran profundamente, porque si hay algo chévere es ver que la gente la está pasando bien y que uno hace parte de ese estado.

¿Qué me pongo?


Dentro de mi estilo, como también les he contado antes, para la noche aprecio mucho lo que tenga brillantes, lentejuelas, taches, dorado, plateado. Esos son mis infaltables. En algunas fiestas he utilizado vestidos, para otras ocasiones, los pantalones han sido aliados, y por supuesto mis infaltables Dr. Martens.  

Sin embargo en la última fiesta, me decidí por look un poco más formal pero relajado. Utilicé unos zapatos de tacón ancho que se han convertido en mis aliados, ya que no soy muy de usar tacones, pero estos, se han robado toda mi atención. ¡Me encantan! 

Les comparto algunas imágenes de la última fiesta.





domingo, 24 de agosto de 2014

Alma, cuerpo y mente en sincronía


Hola a tod@s, no suelo hablar de temas de belleza o cosméticos, pero hoy les voy a contar sobre una experiencia que tuve hace algunos días. 

Dicen que los ojos son el reflejo del alma, que los sentimientos más puros son los que nacen de la profundidad del corazón, además, la frase “mente sana, cuerpo sano”, es una de las que escuchamos más a menudo al hablar de salud integral. Si nos detenemos a analizar todo esto, podemos darnos cuenta que es muy cierto, ya que parece que cada uno de estos aspectos de nuestra existencia están tan ligados, que cuando uno falla, el otro se ve afectado, desencadenando estados que deterioran el bienestar. 

Les hablo de esto, porque la marca de productos para el cuidado personal, Natura ha entendido bien el funcionamiento de este triángulo del bienestar, tanto, que relanzó su línea de productos ‘Tododia’, en la que nos invitan a repensarnos en la rutina, a que tomemos el tiempo de vivir y experimentar sensaciones en medio de nuestras labores diarias.

Pero, ¿cómo es eso de las sensaciones y la rutina?, pues, puede sonar un poco raro, pero la idea es que mientras nos ponemos la crema, o el jabón o el exfoliante, hagamos un alto para sentir de verdad qué es lo que estamos haciendo, evitando que la rutina de baño, sea algo monótono y mecánico. En otras palabras, dedicarnos tiempo de calidad empezando por las cosas más sencillas.

Este producto tiene una textura densa, lo que lo hace semejante a una leche. Humecta por mucho tiempo y deja la superficie muy suave.

El jabón exfoliante de Pitanga es delicioso, realmente se siente cómo se remueven esas células muertas. 

El complemento perfecto del jabón líquido exfoliante, que además sirve como masajeador. 

Tiene una fragancia duradera y deja la piel suave. 

En medio del relanzamiento, la marca invitó Bloggers, medios, y figuras públicas, a un evento privado el pasado 12 de agosto. En este, y por medio de una inspiradora ponencia, tres personajes nos hablaron de la importancia de cuidar cada una de las dimensiones humanas para lograr estar bien con nosotros mismos y con el entorno.


Allí, tuvimos la oportunidad de conocer los productos de esta nueva línea, dentro de los que se destacan sus jabones exfoliantes, lociones hidratantes, jabones masajeadores, jabones líquidos, entre otros. Cada uno diseñado en una línea que satisface las necesidades del cuerpo, del espíritu y de la mente. 

Mi experiencia con los productos, aún es muy corta, sin embargo, les puedo decir que tengo dos favoritos: el jabón exfoliante líquido y el acondicionador para después del baño. Siento que son una mezcla perfecta para darle aire a la piel y dejarla hidratada por mucho más tiempo, sobre todo porque, como en mi caso, que tengo una alergia en la piel de los brazos, la necesidad de remover lo que no sirve y dar un aspecto más agradable y humectado, queda satisfecha en gran medida. 


Seguiré probando los productos de Natura, para contarles más adelante cuáles son mis impresiones. 
Y ustedes, ¿han utilizado estos productos?, ¿cómo les parecen?

¡Gracias por leer! :)